Llegó a EE. UU. huyendo del nazismo y se cambió el nombre por Henry Kissinger.

Era un genocida premiado por otros genocidas con el Nobel de la Paz. Fue responsable del magnicidio del presidente Carrero Blanco y del diseño de la España actual, de su división en comunidades autónomas y su debilitamiento.

Era el rector de la Universidad de Georgetown en la que estudió Felipe VI. Autor del Plan Cóndor en Hispanoamérica y del informe NSSM 200, por el que el aborto se convertiría en una moda mientras las corporaciones estadounidenses robaban todas las materias primas y las riquezas a las naciones.

Le sobran las personas porque, cuando son muchas y están organizadas, se rebelan y no se dejan robar.

Autor de la política del «hijo único» en China. Fue secretario de Estado de Richard Nixon y Gerald Ford.

Había cumplido 100 años en marzo.

Una de sus frases: «… y, al final, el mayor afrodisíaco: el poder».

El Maquiavelo de nuestro tiempo, como siempre digo. El arquitecto del NOM.

 

Cristina Martín Jiménez

Otros Autores