El Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ha declarado nulo el juicio del «crimen de los tirantes», lo que obliga a repetir la vista contra el asesino de Víctor Laínez, Rodrigo Lanza. Queda así invalidada la sentencia que lo condenó a cinco años de cárcel por un crimen para el que la Fiscalía y las acusaciones pedían 25 años de prisión.

La polémica sentencia dictada en noviembre por la Audiencia de Zaragoza no tipificó el crimen como asesinato sino como una muerte por imprudencia. En concreto, lo sentenció como delito de lesiones dolosas en concurso con homicidio imprudente.

Rodrigo Lanza mató a golpes y patadas a Víctor Laínez, un hombre con el que se cruzó en un bar de Zaragoza el 9 de diciembre de 2017 y que acostumbraba a llevar tirantes con los colores de la bandera de España. Le atacó por la espalda, lo tiró al suelo tras propinarle un golpe fatal en la base del cráneo, le propinó una retahíla de patadas y golpes cuando estaba en el suelo y lo abandonó en estado agonizante en la calle.

El TSJA da la razón a la Fiscalía y a las acusaciones, que solicitaron la nulidad de aquella sentencia. Por ello, declaran nulo aquel juicio, su veredicto y la sentencia del magistrado Ruiz Ramo, que será sustituido por otro para el nuevo juicio del «crimen de los tirantes».

El Criterio