Eso es la cara que pone el presidente ruso, Vladimir Putin, mientras escucha a un rabino intentando pedir ayuda económica para la construcción de una Sinagoga en Sebastopol,  el remate: la respuesta final.

El Criterio