OBISPO y MÁRTIR.

Festividad: 5 de Junio.

Elogio: En Tiro, en Fenicia, San Doroteo, obispo, que ya como simple presbítero padeció mucho bajo el emperador Diocleciano, y en tiempo del emperador Juliano, con más de ciento siete años de edad, honró su ancianidad con el martirio, que consumó en Tracia.

El mártir san Doroteo que conmemora el Martirologio Romano el 5 de junio, era un sacerdote de Tiro y obispo de esa diócesis, según algunas autoridades en la materia. Durante el reinado de Diocleciano, tras de haber sufrido toda suerte de penurias por la causa de la fe en su ciudad natal, fue por fin desterrado. Un alivio en el rigor de la persecución le permitió regresar al seno de su rebaño y asistir al Concilio de Nicea, en el 325. Pero en cuanto Juliano el Apóstata ocupó el trono, se reanudó la persecución y entonces Doroteo huyó de nuevo para refugiarse en Odissópolis, en la Tracia, donde ahora se encuentra el puerto búlgaro de Varna. Sin embargo, hasta ahí le acosaron sus perseguidores, que le descubrieron, le aprehendieron y le apalearon tan brutalmente, que murió a consecuencia de los golpes. Se dice que, por entonces, tenía 107 años. No hay que confundir a este santo con otro del mismo nombre, que también murió martirizado durante el reinado de Diocleciano y cuya fiesta se celebra el 12 de marzo en el Martirologio Romano. Su historia se encuentra en la Chronographia de Teófanes.

Oración para los dolores de vientre:

Bendito San Doroteo, a ti te imploro en este momento de dolor, vengas en mi ayuda y socorro, para alivio de mi mal, y así como tus entrañas fueron descubiertas y padeciste ese martirio, abras ahora tus brazos y cubras mi vientre llenándome de tu divina gracia y protección, deteniendo mi mal e impidiendo que el diablo maldito, con su mal espíritu, se apodere de mi voluntad. Te pido me alejes este dolor, que solo tú, que eres santo, pudiste soportar, pero que yo, humilde siervo tuyo, no considero tener fuerzas para saber llevarlo, con la esperanza de sentir pronto su curación. Amén.