Nos hacemos eco de esta comunicación de Monseñor D. Jesús Sanz Montes, Arzobispo de Oviedo a quien, desde aquí, damos las más efusivas gracias por su testimonio y actuación pastoral.

GRACIAS D. JESÚS

 

Como sabéis, hace unos días fuimos objeto de una mini campaña de acoso y pretendido derribo por parte de algunas redes sociales de filiación podemita, por el hecho de estar celebrando en la Santa Cueva un grupo de personas. Por más que observamos la debida distancia y estar allí quienes en esta “casa” vivimos, fue el pretexto -incluso con amenaza de denuncia, cierre y multa- para intentar cerrarnos. Fuimos alertados por un alto oficial de la G.Civil, que yo agradecí pero no acepté el amedrentamiento por parte de estos terroristas de la censura y extorsión. La breve homilía del lunes de pascua, tuvo esa dedicatoria que surgió su efecto. Hemos seguido celebrando, y así lo he hecho saber a curas que me han preguntado. Otra cosa es organizar tenderetes en azoteas. Pero los templos no tienen más restricción que los que la diócesis dictó con mi decreto. Mis medidas están contrastadas con las autoridades autonómicas, en mis conversaciones con el Presidente del Principado.

Acabo de recibir un informe muy oportuno de un abogado del Estado en excedencia, al hilo de lo que ha sucedido ayer lamentablemente en Granada, con un abusivo allanamiento de morada en un espacio exento. Todo por la acusación de los terroristas de la extorsión y la censura.
Dice así su conclusión:

CONCLUSIÓN:

El Real Decreto de declaración de estado de alarma, y la posterior normativa excepcional, ni ha suspendido la apertura de los templos religiosos, ni la celebración del culto, ni la asistencia al mismo. Sí lo ha hecho con las ceremonias fúnebres en los términos del artículo quinto de la Orden SND/298/2020, de 29 de marzo, por la que se establecen medidas excepcionales en relación con los velatorios y ceremonias fúnebres para limitar la propagación y el contagio por el COVID-19. El resto de las ceremonias religiosas se condicionan a la adopción de las medidas organizativas previstas en el artículo 11 del Real Decreto de declaración de estado de alarma.
Obviamente, la jerarquía religiosa podrá adoptar las medidas para las cuales le habilite el Código de Derecho Canónico.
—————
Seamos prudentes y sigamos las normas, pero no nos amilanemos por miedo. Es el equivalente a las medidas económicas que están tomando con derecho a expropiación abusiva. Si pudieran nos cerraban las iglesias del todo y para siempre. Que sería más barato que volverlas a quemar con hicieron antaño.
Podéis reenviar este correo a los arciprestes. Os deseo una santa y feliz pascua.
+jsm .

El Criterio