Yo fui Jerónimo.

Nací apache y español.

Mis lenguas maternas fueron mi dialecto apache y la lengua de castilla.

De niño pequeño fui bautizado católico y fui a la escuela del rey en las misiones franciscanas.

Mientras los apaches éramos españoles, vivíamos en paz y éramos leales al rey.

El mismo día que supimos que ya no éramos españoles, sino mexicanos, empezaron nuestros problemas con el gobierno.

Benito Juárez masacró a nuestras mujeres y niños para usurpar nuestros desiertos llenos de minerales valiosos.

Y después nos traicionó, como mexicanos que éramos, vendiéndonos a los gringos como si fuéramos ganado.

Y los gringos nos extinguieron como etnia y nación hispánica.

El Criterio