Las instancias internacionales nos están diciendo lo muy mal que la macroeconomía va en España: estamos arruinados. Nos sonreímos de los impuestos, diezmos y primicias que pagaban en el pasado lejano, que son nada con la rapiña de ese enorme coloso que es el Estado en el presente. Pero, ¿por qué estamos arruinamos, si trabajamos duro, somos capaces y estamos muy bien formados académicamente? ¿Por qué si en general se es honrado, somos activos y los españoles tenemos una notable dosis de creatividad? ¿Y qué nos dicen de nuestra desaprovechada situación geoestratégica como país, de nuestra riqueza natural, nuestro potencial como Hispanidad, ya social ya geopolítico….?

Nos basta con algún dato de nuestra situación límite, donde los hechos que la reflejan y las causas de nuestros males coinciden.

La deuda pública de España con la “sabia” Nadia Calviño (PSOE) ha alcanzado el record de 1’44 billones de euros, el cuarto país de la UE, esto es el 119% del PIB. Nuestro déficit público es el 6’9% del PIB, el sexto país de la UE. Es la ruina institucionalizada.

La corrupción sigue aflorando, pues ahora dos ex altos cargos socialistas están procesados por malversar 32.566 euros en prostíbulos con las tarjetas de la Junta de Andalucía: son un tal Fernando Villén y Ana Valls, ésta por ayudar a ocultarlo. El desparpajo de la corrupción es tal que tenerlo debería ser punible.

Venga también la esquizofrenia buscada y de raíz ideológica, fruto de las modas creadas a propósito, para tener una causa que agitar y un motivo para explotarlas políticamente. Y así justificar otro tipo de malversación. Es el caso de la secretaria de Igualdad, la Excma. Andrea Fernández, que desea suprimir el saludar con dos besotes por ser un “contacto físico innecesario”. Pero tranquilos que el Covid por contacto se fue hace tiempo. Es la continua chifladura desde el Gobierno de España, que nos despierta cada día como si el canto del gallo se tratara, cuando aún casi todos duermen…

Vds. sabrán todo esto y muchísimo más sobre la nueva pobreza general (que los jóvenes sepan que siempre cobrarán poco, refleja el retroceso general), sobre la corrupción mediante el robo casi sistemático de los caudales de los españoles, y sobre todo tipo de chifladuras y atrevimientos. Más corrupción, chifladura y atrevimiento que los pactos inconfesables pero hechos a la luz del día que expira en el atardecer… con los amigos de etarras, con separatistas y golpistas… y contradiciendo toda promesa electoral, no es fácil concebir. Es la corrupción y esquizofrenia institucionalizadas mediante la mentira, la manipulación y la demagogia.

Si los padres proyectan y cuidan de su familia, si un profesional piensa y planifica antes de actuar, si un artista piensa mucho antes de ponerse a crear… ¿qué no querrán hacer los más interesados por el poder global y supranacional? ¿Qué no harán si pueden controlar los Estados democráticos basados en un sistema absolutamente abierto y que todo él puede ser infiltrado? Pues lo que seguramente harán es influir, ocupar y mantenerse en el poder político. ¿Cómo?: a través de gentes que les obedezcan por su interés egoísta y mejor si están salpicados de corrupción.

Gente muy capaz afirma que no hay casualidades en la alta política, y estoy de acuerdo con ellos. A las empresas multinacionales (ej. las farmacéuticas), a los grupos ideológicos internacionalistas (ej. comunistas) y hasta a las asociaciones sectarias (ej. masonerías), ¿no les resultará utilísimo que los políticos estén a su favor, a través de estos ocupar los Estados? Desde los medios de comunicación y la administración pública el control va a ser total.

 

José Fermín Garralda