Ya van pasando meses con las imposiciones abusivas de los diferentes gobiernos en todo el mundo, incluidos en España los de los nuevos reyezuelos de taifas, para “detener”, en teoría y según su propaganda, la pandemia del coronavirus, y ya hay algún efecto, visiblemente comprobable como se puede apreciar en la foto, de los efectos de alguna de las medidas impuestas; observen la base del dispensador de hidrogel y luego piensen en los efectos en la piel, por ejemplo, de sus hijos, nietos, hermanos pequeños…, que son obligados a aplicárselo al menos 5 veces al día, o los adultos, que nos obligan a embadurnarnos de gel cada vez que entramos en un establecimiento.

Mejor será hacer el paripé de acercar la mano al dispensador y frotarnos las manos como si nos hubiésemos puesto, eso sí habiendo salido de casa con las mismas bien lavadas con agua y jabón de toda la vida, y de vuelta lo mismo; nuestra piel lo agradecerá.

El capítulo siguiente es de prever que sea el de las mascarillas.

El Criterio