Stop, comunión en la mano

 

Con estos carteles que se pueden ver en las calles Polonia se podría decir que los obispos y sacerdotes de ese país tienen más clara la sacralidad del Santísimo Sacramento que, por poner un ejemplo, en España.

Por desgracia no todo el monte es orégano pues obispos polacos, en declaración del 6 de octubre, defendieron la práctica de recibir al Señor en la mano que se está extendiendo por todo el orbe católico con la excusa del coronavirus.

Recordamos aquí que es derecho del fiel el elegir de qué forma se quiere comulgar, no del sacerdote (Redemptionis Sacramentum, arts. 90 y siguientes); que más que un derecho es el deber de todo fiel de recibir al Señor en acto de adoración (Nadie come de esta carne sin antes adorarla, San Agustín); que la excepción en la recepción de la comunión es en la mano y lo recomendado por la Iglesia es en la boca; que es más higiénico en la boca pues en ese caso interviene una mano y en el otro caso intervienen dos o tres manos que es la parte del cuerpo más en contacto con todo tipo de gérmenes, virus, etc…

… que el camino hacia la apostasía empieza no desde la negación absoluta sino de los pequeños detalles, aparentemente, sin importancia.

El Criterio