MÁRTIR.

Festividad: 12 de Agosto.

Elogio: En Catania, de Sicilia, san Euplo, mártir, que, según la tradición, durante la persecución desencadenada por el emperador Diocleciano, fue encarcelado por el gobernador Calvisiano por haber sido encontrado con el libro de los Evangelios entre las manos, e, interrogado de nuevo, respondió que se gloriaba de tener los Evangelios en su corazón, por lo cual fue flagelado hasta morir.

El 29 de abril DE 304, durante la persecución de Diocleciano, un hombre llamado Euplo o Eruplo gritó frente a la corte del gobernador de Catania, en Sicilia: «Soy cristiano y estoy pronto a morir por mi fe». El gobernador, Calvisiano, mandó que trajesen inmediatamente a su presencia al autor de ese reto. Euplo se presentó ante el gobernador con un libro de los Evangelios, por lo cual uno de los circunstantes le dijo: «Los emperadores han prohibido esos libros».

Calvisiano: ¿De dónde sacaste esos libros? ¿De tu casa?
Euplo: No tengo casa, como el Señor lo sabe bien.
Calvisiano: ¿Son tuyos esos libros?
Euplo: Ya lo veis.
Calvisiano: Sí, ya veo que están en tu poder. ¿De qué clase de libros se trata? Léeme algo de ellos.
Euplo: Los conozco casi de memoria. Son los Evangelios según San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan.
Calvisiano: ¿Y qué significa eso?
Euplo: Es la ley del Señor, que yo he recibido de El.
Calvisiano: Alguien tuvo que enseñártela.
Euplo: Acabo de decirte que la recibí de Nuestro Señor Jesucristo, el Hijo de Dios.
Calvisiano: ¡Basta! ¡Conducidle a la prisión!

Más de tres meses después, el 12 de agosto, Euplio compareció de nuevo ante el gobernador.
Calvisiano: ¿Qué me cuentas de nuevo?
Euplo: Te repito lo que te dije la primera vez que te vi.
Calvisiano: ¿Conservas aún esos malvados libros?
Euplo: Sí.
Calvisiano: ¿Dónde están?
Euplo: En mi interior.
Calvisiano: Si todavía los tienes, muéstralos.

Euplo repitió: «Los tengo en mi interior» y, con un gesto indicó al gobernador que los sabía de memoria. Entonces Calvisiano le condenó a ser torturado hasta que confesase a los dioses. Como todo resultase en vano, el gobernador le exhortó nuevamente: «Los enemigos de nuestras ilustres divinidades y cuantos se atreven a desafiar a los emperadores y persisten en sus crímenes, morirán cruelmente. Euplo ha dicho necedades ante esta corte, y yo le conjuro a retractarse si no quiere morir». Pero las palabras de Calvisiano no produjeron efecto alguno sobre Euplo, quien fue condenado y murió decapitado.