No vamos a abordar aquí la problemática de la reforma laboral de 2012. Desde luego no vamos a despachar esa cuestión con dos brochazos más o menos demagógicos o simplemente socorridos.

El objeto de este breve post es mucho más modesto. El llamado “gobierno” de España ha decidido,… bueno no está muy claro todavía qué es lo que ha decidido. El caso es que pretende modificar el status vigente tras la reforma laboral de 2012. Pero lo realmente significativo no es eso. Lo peor es lo que ha hecho el gobierno para alcanzar ese objetivo inmediato que se ha marcado.

¿A quien ha pedido consejo especializado ese gobierno? Pues nada más y nada menos que a personas cuya única “experiencia laboral” conocida consiste básicamente en … robar y matar.

¿Es esta la mejor expertisse de que dispone este gobierno? Podemos hablar de las ventajas o los inconvenientes del régimen jurídico de las relaciones de trabajo vigente en España, probablemente conviene que lo hagamos, para rectificar lo que sea menester. Lo que de ningún modo puede aceptarse es que lo hagamos con representantes no de las empresas, sino de organizaciones criminales.

La actitud del sedicente gobierno de España revela una catadura moral incalificable. Este gobierno, con esta última fechoría, con esta nueva traición, se ha manifestado abiertamente como antinacional y, por ende, ilegítimo.