Reproducimos a continuación la entrevista que Josep Maria Francàs ha realizado al profesor José Luis Orella. Pueden encontrar el original en el blog del autor noentiendonada.es

Conversación tranquila de @jmfrancas con José Luis Orella (@josorella), profesor titular de Historia Contemporánea en la Universidad CEU San Pablo y director de la Cátedra de Historia, Memoria e Identidad, de reciente creación.

JMF: ¿Qué objetivo tiene esta cátedra nueva?

JLO: Cuidar profesionalmente de la investigación histórica, y evitar totalitarismos como a los que se refirió el Parlamento Europeo a nivel nacional e internacional.

JMF: Recientemente el Parlamento Europeo equiparó nazismo y comunismo. ¿Ha traído alguna consecuencia esta decisión?

JLO: Desde luego nace de ella y de ser el centenario de Juan Pablo II que escribió su libro Memoria e Identidad atacando ambos sistemas por atacar la dignidad humana. Acabo de ser nombrado, todavía no tengo ni la página web, aunque ya teníamos actividades desarrolladas en el Instituto de estudios históricos, donde nace la cátedra. No parte de cero.

JMF: Pero aquí no se ha enterado casi nadie de esta decisión del Parlamento Europeo, ni siquiera mucha prensa se ha hecho eco de ello… ¿Entiendes por qué?

JLO: La equiparación del nazismo con el comunismo en un momento en que uno de los partidos protagonistas y en coalición en el gobierno, es Podemos, que defiende un discurso idealizado y defensor de aquello, impide esa divulgación. Por otro lado, nuestra experiencia fue una guerra civil y se ha evitado un recuerdo que divida a la sociedad. Los crímenes del comunismo no son conocidos en España.

JMF: ¿Por qué son equiparables nazismo y comunismo?

JLO: Son dos sistemas totalitarios que intentaron crear sociedades perfectas eliminando a sus opositores, contra la dignidad y la libertad de las personas. Son sistemas uniformes que imperan por el terror, sin oposición, y con un discurso único para transformar la sociedad en sus intereses.

JMF: ¿Extrema derecha y extrema izquierda?

JLO: Es más complejo, el comunismo no fue solo Stalin, allí donde ha imperado lo fue con matanzas y no era más radical que el anarquismo o el troskismo. El nazismo es diferente al fascismo, que es ecléctico, se asienta en una extrema derecha alemana, pero sobre valores seculares y nacionalistas, que llegan al racismo, procedentes del liberalismo darwinista.

JMF: La resolución europea habla mucho de Estalinismo, ¿incluye todo el comunismo en la condena?

JLO: Es el periodo más conocido, pero desde luego para los profesionales de la historia, no cabe duda. Es un sistema mortífero allí donde gobernó, sea África en la descolonización, Asia o Europa y Stalin murió en 1953.

JMF: En Europa no hay partidos nazis pero sí partidos comunistas, ¿Cómo se entiende eso?

JLO: Formaron parte del bando vencedor después de la IIGM. La URSS ayudo con dinero y formación a esos partidos, como USA hizo con otros. Eso ha ayudado a mantener un discurso positivo, como paso en Italia o Francia, donde tuvieron un alto apoyo, control mediático, ayuntamientos y empresas vinculadas a sus siglas.

JMF: Pero la realidad es la realidad, ¿El comunismo tiene a sus espaldas millones de asesinados?

JLO: Por supuesto, pero tiene quien le defienda y le escriba, el comunismo no ha muerto pervive fuera de Europa y aprovecha las injusticias sociales para ser portavoz de los desheredados, por eso no muere, todavía se ve ese perfil de él.

JMF: Me has dicho que los crímenes del comunismo no son conocidos en España. El comunismo asesinó en España y no poco…

JLO: Pero fue una guerra civil, a diferencia de Europa donde en su mayor parte fueron cometidos por fuerzas soviéticas en otro país, además del suyo. En España nunca se quiso que se guardase un rencor y una sociedad dividida en dos. En la actualidad ningún joven sabe dónde lucharon sus abuelos, y es muy habitual tengan familiares en ambos bandos. Es fruto de la reconciliación, a cambio de no recordar y olvidar. Ahora es nuestro problema.

JMF: Y, ¿la ley de memoria histórica?

JLO: Es un intento de raptar la historia a los profesionales de la historia y concebir un relato falso de idealización de unos y criminalización de otros.

JMF: El muro de Berlín no cayó solo. ¿Quién lo tiró realmente?

JLO: Quedó claro que Juan Pablo II, porque dio voz a las sociedades e iglesias en silencio. Polonia era el eslabón más débil de la cadena. A ello se sumó el fracaso del sistema y su colapso con Gorbachov después, incapaces de mantener el gasto de Reagan.

JMF: ¿Qué consecuencias trajo esa caída?

JLO: El fracaso del comunismo como régimen. La reintegración de Europa, no lo era sin su parte central. La desintegración posterior de la URSS, que ha abonado conflictos posteriores. El fin del Estado del Bienestar al no ser necesario sus costes, por miedo al comunismo. La hegemonía de USA y de China como segunda potencia.

JMF: ¿Qué personajes españoles pesan más, a tu criterio, en nuestra historia contemporánea?

JLO: En el campo político, claramente los dos jefes de Estado. Franco como constructor de un nivel equiparador a Europa y Juan Carlos I, como el hombre que adaptó el país a la Europa occidental. A nivel religioso, San José María Escrivá de Balaguer, Kiko Argüello y el P Ángel Ayala situaron a España, como indispensable en una Iglesia cuya mitad universal reza en español y Alberto Ullastres el desconocido hombre que nos llevó a Europa.

JMF: Y, ¿qué hitos destacarías de la historia contemporánea de Espana?

JLO: Aparte de los futbolísticos, el pleno empleo de los setenta como novena potencia industrial y el reconocimiento de nuestros anónimos misioneros, militares, estudiantes y profesionales que siguen dando una imagen de España que hace que nos sigan queriendo en su mayor parte. En negativo, el cáncer de los nacionalismos que han fomentado odio, pobreza y sangre.

JMF: Mil gracias Jose Luis. Si más adelante te dejas seguiremos, quedan muchos temas. Un abrazo.

 

El Criterio